Carrusel de Productos

lunes, 13 de mayo de 2013

Sexting, instrucciones de uso para dos

Es ideal tener sexo con tu pareja cuando se te antoja. Saber que, en algún momento del día, vas a poder tener un rato de deliciosa intimidad. Pero no siempre ocurre así. Hay infinidad de parejas que deben pasar prolongados espacios de tiempo sin tocarse. La vida sexual se interrumpe… ¿o no?
Hoy, con los muchos adelantos que la tecnología nos ha regalado, podemos continuar con nuestra intimidad de pareja, o por lo menos remedarla hasta cierto punto como sustento hasta que volvamos a estar juntos.
La práctica de la actividad sexual a distancia a través del teléfono móvil o celular se llama Sexting. En realidad se trata de excitar al otro y excitarse mediante mensajes de texto, emails, cámara web y fotografías online. El Sexting es una práctica cada vez más habitual que tiene componentes de exhibicionismo y voyeurismo, pero también mantiene la intimidad sexual haciendo más tolerable la espera, puede ser muy placentero y muy divertido. Cuidado, sin embargo, con mantener unas mínimas normas de prevención si no queremos que esa foto hot o ese comentario bastante osado, salga publicado en tu muro de Facebook.


Solo para adultos
El Sexting, como cualquier otra actividad, puede utilizarse mal y traer muchos problemas serios. Sobre todo si hablamos de menores de edad. La línea muy fina entre lo que es delito o no lo es cuando hablamos de las comunicaciones digitales atañe muy seriamente al Sexting. Es decir y para que quede claro, los menores de edad deben estar lejos de estas prácticas y es responsabilidad de padres y adultos en general hacerles ver que una imagen o un texto en Internet pueden ser hackeados o pueden terminar en manos de quiénes los adolescentes no quieren.
Todos hemos escuchado hablar de adolescentes que sufren cyberbulling por imágenes íntimas que nunca quisieron hacer públicas. De hecho, el Sexting es ilegal dependiendo del entorno jurídico de cada país. Las acusaciones pueden incluir:
· Producción, posesión y/o distribución de pornografía infantil.
· Corrupción de menores.
· Vulneración del derecho al honor y a la propia imagen.
· Difusión ilícita de datos personales (la imagen es considerada un dato personal).
· Acoso.
· Sextorsión.
En México, el Sexting está tipificado como delito per se, además de ser un delito de producción y distribución de pornografía infantil que se persigue de oficio. (Wikipedia)

Manual para el Sexting seguro

1. Estamos hablando del Sexting dentro de la pareja. Puede ser una pareja que lleva dos días saliendo o un matrimonio de 30 años, pueden ser amantes, amigovios, compañeros… lo que se te ocurra. Pero hay una premisa básica y de oro. LO QUE SE COMPARTE EN EL SEXTING ES SOLO PARA DOS. NUNCA DEBE SALIR DE LA INTIMIDAD. De otra forma seguramente estás rompiendo un código ético, de confianza y moral y te vas a meter en un serio problema penal.

2. El Sexting no es envío de pornografía. Es seducción a distancia. Todo tiene sus tiempos, incluso la incitación, el deseo y la espera. "A fuego lento" es mucho mejor. Una palabra bien utilizada puede ser mucho más seductora que una imagen explícita.

3. El Sexting es perfecto para conocer mejor a tu pareja. Qué le gusta y qué no. Con qué fantasea, que es lo que más excita al otro. Muchas veces este juego, que es diferente a estar juntos físicamente, deja liberada una parte creativa de la sexualidad, un ánimo lúdico y erótico que te permitirá tomar nota de lo que realmente "calienta" a tu pareja.

4. No empieces una comunicación con la clara intención de tener sexting. No hay nada menos erotizante que la falta de juego previo, especialmente si no hay contacto físico real. Un comentario grosero fuera de tiempo puede echarlo todo a perder.

5. Por supuesto, el Sexting es cosa de dos. Antes de empezar a aventurarte habla de esta posibilidad con tu pareja. Así cuando surja, sabrás de antemano que es algo consensuado.

6. Utiliza vías seguras y cifradas para mandar mensajes y compartir información. Revisa tu teléfono y fíjate en los modos seguros.

7. Asegúrate, incluso cuando estés más ajeno a la realidad, de que no estás haciendo público un mensaje en las redes. Muchas veces la tecla "compartir" es un peligro.

8. Cuando termine la comunicación borra, elimina, haz desaparecer cada rastro de la conversación. Tiene que quedar entre dos, el otro confía en que estés cuidando su imagen y reputación.